Alimentación a partir de los seis meses

Es lo que se llama alimentación complementaria, distinta a la materna o en su defecto a las fórmulas adaptadas, ya que las necesidades del lactante con esa edad ya no están totalmente cubiertas sólo con la leche humana.

Se pueden introducir alimentos de variadas formas, no hay reglas estrictas, pero este esquema que proponemos es muy válido:

  • ENTRE 5-6- MESES, añadir alguna cucharadita de cereales sin gluten a las tomas, según pasen los días y la tolerancia se compruebe, ofrecer una papilla más consistente. Pasados unos días iniciaremos papilla de frutas en pequeñas cantidades, con cuchara, sin añadir azucar (plátano , manzana, pera y naranja). Se ofrecerán de una en una para tolerancia y gustos, bien frías o tibias (al baño maría o cocidas). A continuación toma de pecho o fórmula con cereales, o bien fruta + fórmula y cereales.
  • LLEGANDO A LOS 6 MESES O RECIÉN CUMPLIDOS, iniciaremos las verduras (patata, zanahoria, puerro, apio, judía verde, tomate, cebolla) cocidas sin sal ni aceite, ofreciéndolas de una en una durante varios días y en pequeñas cantidades. A este puré una vez hecho se añade aceite crudo de oliva (mejor virgen extra). Pasados unos días puede añadir pollo magro, 30-40 gr por plato. Hasta que las cantidades de puré sean suficientes ofrecer tras la toma una pequeña cantidad de fórmula + cereales o pecho. De momento, hasta los 10-11 meses al menos, no se aportarán al puré verduras de hoja verde (col, espinacas, acelgas, coles de bruselas) o nabos.
  • A PARTIR DE LOS 7 MESES, además de ir ampliando la variedad de verduras, puede introducirse la ternera o el cordero, cambiar la fórmula por fórmula de continuación e introducir los cereales con gluten.
  • A PARTIR DE LOS 8 MESES, puede ser válido ofrecer pequeñas cantidades de yogur de inicio tras el almuerzo, e ir aumentando la cantidad de aceite del puré de verduras.
  • A LOS 9 MESES, pescado blanco 30-40 gr. También introduciremos pequeñas cantidades de legumbres en el puré dos veces por semana.
  • A LOS 10 MESES iniciamos yema de huevo cocida (huevo duro) añadida al puré o a la papilla de cereales de la noche.
  • A LOS 11 MESES clara de huevo cocida.

IMPORTANTE: cada alimento nuevo debe ofrecerse durante unos días para introducir otro con posterioridad.

Cuando su hij@ manifieste curiosidad y ganas de “meter la mano en el plato” déjele siempre que sea posible.

Artículos relacionados